La biomasa, un mundo de ventajas.

 

Las ventajas de las estufas y calderas de biomasa- pellets no es solamente el ahorro energético que te aportan, sino también por utilizar un combustible ecológico y que no aumenta las emisiones de CO2 a la atmósfera.
biomasa

Si estás pensando en un nuevo sistema de calefacción para el invierno es recomendable al 100 % que te cambies a la biomasa y en especial a las estufas y calderas de pellets por estas ventajas:

  1. La biomasa es un combustible que proviene directamente de la naturaleza, pero existen diferentes tipos que van desde lo que es la leña tradicional hasta los huesos de frutales pasando por el pellet, que es el más utilizado  y en este caso el que nos concierne.
  2. El pellet son uno pequeños cilindros de serrín con un diámetro de 5-6 milímetros y de un largo de 10-25 milímietros. El prensado viene efecturado a una gran presión y sin aditivos y normalmente se venden empaquetados en sacos de 15-25 kg , los cuales son fáciles de transportar.
  3. Se debe guardar en un lugar seco para que no se hinchen y pierdan propiedades, ya que la humedad, así como el agua hace que su combustión sea más lenta y se produzcan algo más de humos

Los pellets pueden ser guardados de forma indefinida y se recomienda utilizar un silo flexible para almacenarlos. Cuando vamos a comprar los pellets es imprescindible elegirlos de calidad y con sello din + de garantía para lo cual deben de reunir las siguientes características:

  • No tienen que contener materiales como el papel , tierra o metal.
  • Deben de ser compactos y sin grietas y que no se desaguan, si tuvieran polvo este produciría más cenizas.
  • Tienen que tener un color uniforme, si se observa puntos de color más oscuros puede ser que lleven retos de corteza u otros materiales no deseados.

Un truco: echar unos pocos pellets en un vaso de agua, si tienen la densidad adecuada estos se tienen que ir al fondo del vaso.

El pellet y la biomasa tiene un gran poder calorífico, produce muy poco residuo en forma de ceniza como resultante de la combustión, es de fácil almacenaje y ofrece la posibilidad de aplicación en estufas y calderas, permitiendo que funcionen de forma totalmente automática. Además, su combustión genera un nivel muy reducido de emisiones de CO2. Podríamos decir que se trata de un combustible CO2 neutral porque sus emisiones son tan ínfimas que no contribuyen al efecto invernadero.

En cuanto a las labores de limpieza total de la caldera de biomasa, solamente hace falta efectuarlas en época de verano.

Principalmente se deben dejar libres de cenizas adheridas el quemador, la cámara de combustión, tubos de gases de escape y el contenedor de cenizas.

Puedes informarte de todo lo referente a la biomasa aquí.